Colibrí Nocturno

Pero cuando se ama larga y dulcemente, cuando se quiere llegar al término de una paulatina esperanza, es lógico que se elijan los años caracol.

Julio Cortázar. Lucas, sus largas marchas.
bedforddane:

playlist, cult classics: indie 
1. new slang, the shins 2. rill rill, sleigh bells 3. go outside, cults 4. crazy for you, best coast 5. myth, beach house 6. congratulations, mgmt 7. crimewave, crystal castles 8. san francisco, the mowgli’s 9. won’t you come over, devendra banhart 10. spanish sahara, foals 11. giants, bear hands. listen. 

Imaginad que tenéis tres cuerpos superpuestos. El del medio es el cuerpo visible de carne y hueso. Pero poseéis otro, muy pequeño, alojado en vuestro centro de gravedad, y el tercero, invisible, se extiende en el espacio tan lejos como vuestra intención puede alcanzar. Al bailar, actuad sólo sobre el pequeño hombrecillo que está en el centro, y dejadlo comunicar automáticamente sus movimientos, a través de vuestro cuerpo de carne, hasta los límites de vuestra intención. De este modo el movimiento será exacto.

noir-d-amour:

Laluna Esmilugar
violetsmoke:

Já!
vhord:

strictly nature

Y me aterra la idea de que un día nos olvidemos uno al otro. Qué será de mi vida cuando ya no te piense a cada instante…

Luisa Chocolate  (via efimerabelleza)

(Fuente: luisachocolate)

El área que divide el cerebro y el alma
se ve afectada en muchos sentidos por la experiencia.
Hay quienes pierden la mente por completo para ser alma: Locos.
Hay quienes pierden el alma por completo para ser mente: Intelectuales.
Hay quienes pierden ambos para ser: Aceptados.

Charles Bukowski (via cynbuzz)

Un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante; y el que comprendiendo no actúa, tendrá un lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra.

Rodolfo Walsh  (via pecadosmortales)

(Fuente: saynommore)

Se perdona a quienes todavía se ama un poco.

Llama el Teléfono, Delia - Julio Cortázar. (via lalo-reyes)

Estar pendientes del “aquí y ahora”.

Pero cómo le explico mi necesidad enorme de ternura. Mi soledad de años…

Frida Kahlo.
(via efimerabelleza)

(Fuente: nomegustaelpastel)